• Villa Belgrano
  • secretaria.gallia@gmail.com
  • 0810-444-2554 (Línea directa: Lunes a Viernes 7:00 a 20:00 Hs.)

Cirugía General

Dr. Norman D. Jalil

Norman Jalil

Dr. Norman D. Jalil

Cirugía general, endócrina y de la obesidad.

La vesícula biliar tiene la función de de acumular y concentrar la bilis producida por el hígado. Habitualmente, este líquido es liberado hacia el tubo digestivo después de comer ayudando a la digestión. Dado que la vesícula concentra la bilis, en algunos pacientes la misma se cristaliza formando cálculos, pequeñas piedras compuestos principalmente de colesterol y sales biliares. Estos cálculos pueden obstruir la salida de la bilis de la vesícula, causando su inflamación y dolor abdominal agudo, a veces acompañado de vómitos y ocasionalmente, fiebre. Si el cálculo pasa hacia el colédoco, que es el conducto que lleva la bilis hacia el intestino, se puede producir ictericia (color amarillo en la piel) o incluso pancreatitis aguda.

¿Por qué es necesario operar la vesícula?

No existe un tratamiento médico efectivo para disolver los cálculos. Por este motivo, principalmente en los pacientes que ya han tenido síntomas lo más conveniente es extraer la vesícula, fuente de formación de los mismos.

La extracción quirúrgica de la vesícula biliar es el tratamiento más efectivo y seguro para resolver los problemas de este órgano, ya que no produce ningún daño en el proceso de la digestión.

¿Cómo se que tengo cálculos en la vesícula?

Una vez que el paciente tiene síntomas es necesario realizar análisis de sangre y una ecografía que permite al cirujano conocer el estado del hígado y de la vesícula biliar en vistas a una operación.

Artículos relacionados

¿Qué es la Cirugía “Acuscópica”?

Los avances en el desarrollo de la tecnología digital en imágenes y en la miniaturización de los instrumentos, permitieron desarrollar en los últimos años esta técnica innovadora que se acompaña de grandes ventajas. El nombre deriva del calibre de los instrumentos que se utilizan para operar ya que tienen un diámetro de 2 a 3 mm. y se asemejan a agujas.

Las diferencias con la laparoscopía tradicional radican en la excelente recuperación y el mínimo dolor en el postoperatorio. El hecho de poder completar la operación con tres incisiones de 2 a 3 mm., hace que los pacientes puedan retornar a sus actividades habituales apenas unos días después de la operación. La extracción de la vesícula se puede realizar utilizando una cicatriz de una cirugía previa para un mejor resultado estético. Incluso pueden realizar actividades físicas habituales sin riesgos de complicaciones.

¿Cuáles son las condiciones para realizar la Videolaparoscopia?

Las condiciones para realizar estos novedosos procedimientos se relacionan con la disponibilidad de tecnología de última generación en imágenes, instrumental apropiado, formación profesional y un centro equipado para realizar estas técnicas de manera segura.

Así es como hoy, gracias al nivel de detalle que ofrece la tecnología en imágenes, y a la disponibilidad de instrumental en miniatura, es posible realizar operaciones de vesícula biliar con alto grado de detalle, lo que otorga gran seguridad al procedimiento.

Ventajas de la Cirugía por Videolaparoscopia:

  • Mínimo dolor postoperatorio
  • Regreso a la actividad habitual en pocos días
  • Interrupción mínima de la actividad física habitual
  • Internación breve
  • Excelente resultado estético

 

TÉCNICAS:

En el pasado era necesario realizar una incisión de 10 a 12 cm. para poder acceder al área de trabajo. Esta forma de trabajar, denominada “convencional” se acompañaba de mayor dolor postoperatorio, una internación más prolongada, y un retorno tardío a la actividad laboral.

El advenimiento de la laparoscopía, introdujo el concepto de visualizar el campo de trabajo a través de una cámara de video y trabajar a través de instrumentos delgados que se maniobran por fuera del paciente. Así, es posible completar la cirugía a través de cuatro incisiones de 7 a 12 mm.

El esófago, en su camino del tórax hacia el abdomen, pasa a través de un orificio natural del diafragma, llamado hiato esofágico. Normalmente los elementos que rodean a este orificio permiten mantener los órganos en su lugar.

¿Cómo se produce una hernia de hiato?

El debilitamiento de estas estructuras, sumado a situaciones que aumentan la presión en el abdomen, favorecen el paso progresivo del estómago hacia la cavidad torácica, constituyendo de esa manera la hernia de hiato. Al romperse la barrera que separa a ambos órganos, los líquidos ácidos del estómago refluyen hacia el esófago, que al no estar preparado para estar en contacto con ellos, se lastima.

¿Cómo me doy cuenta de que tengo este problema?

Existen distintos tipos de hernia que se diferencian por la forma en que el estómago pasa hacia el tórax. Los síntomas difieren en cada una de ellas, pero en general consisten en dolor y ardor por detrás del esternón, molestias al alimentarse, sensación de plenitud después de comer, tos nocturna o incluso palpitaciones o dolor tipo angina de pecho. Dado que la mayoría de las personas desconocen que tienen este problema, en general atribuyen las molestias a una gastritis y se automedican. Sin embargo cuando las molestias se hacen más intensas es necesario realizar estudios.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico se realiza por radiología (tránsito esofagogastroduodenal) aunque la endoscopía permite confirmar este hallazgo. Este estudio es importante porque permite tomar biopsias del esófago y determinar así el grado de afección del mismo. Si la hernia es importante, antes de una cirugía es necesario hacer estudios que miden las presiones en el aparato digestivo para confirmar la presencia de reflujo ácido hacia el esófago.

¿Cuál es el tratamiento?

Cuando los síntomas son escasos y no hay reflujo importante se indica un tratamiento médico y modificaciones en el hábito alimentario que permiten sobrellevar el problema.

Sin embargo cuando el reflujo ácido ya ha generado alteraciones en la membrana del esófago, es necesario realizar una cirugía para poner los órganos en su lugar.

Después de la cirugía

¿Qué pasa después de la cirugía por videolaparoscopia?

Los cambios en aquellos pacientes que tenían mucha sintomatología, son realmente importantes según ellos mismos refieren, ya que pueden ingerir alimentos con normalidad sin sufrir los dolores y las molestias que los afectaban después de comer. Por este motivo, ante la presencia de síntomas similares recomendamos consultar al especialista para realizar los estudios necesarios e iniciar un tratamiento adecuado.

Artículos Relacionados

¿Qué pasa si no me opero?

El ácido del estómago tiene un efecto muy irritante sobre el epitelio del esófago, a tal punto que con el tiempo, el mismo va cambiando hacia un epitelio más grueso sobre el cual es más factible el desarrollo de tumores malignos.

Consejos prácticos para pacientes con hernia de hiato:

– Tomarse el tiempo necesario para comer
– Comer pausadamente
– Evitar irritantes como mate, café, picantes, alcohol en exceso
– No recostarse inmediatamente después de comer
– Elevar la cabecera de la cama 15 cm. Para evitar el reflujo de alimentos.

Técnicas mini invasivas (por videolaparoscopia):

Los avances en las técnicas de digitalización de imágenes permiten resolver este problema con gran detalle a través de incisiones muy pequeñas, asegurando así el éxito de la cirugía. Las ventajas radican en la pronta recuperación posterior a la cirugía ya que los pacientes regresan a su domicilio en 48 hs para realizar vida normal.

Las hernias son debilidades de la pared abdominal a través de las cuales puede salir parte del contenido abdominal. Pueden estar presente desde el nacimiento o bien desarrollarse lentamente durante años.

¿Cómo sé que tengo una hernia?

Es común que el paciente perciba una pelotita blanda, comúnmente en la zona de la ingle, que aparece al realizar esfuerzos, levantar objetos pesados, toser o estornudar. Puede dar dolor o ardor en la región o bien estar presente durante años sin generar molestias. Otras veces los pacientes tienen molestias sin palpar ninguna tumoración y es el médico especialista quien a través de maniobras especiales la detecta en la consulta médica.

Cirugía por Videolaparoscopia:

Para realizar esta técnica el cirujano genera un espacio de trabajo y lo mantiene a través de la introducción de aire. Con el aporte de una cámara de alta definición, observando con gran detalle en un monitor la imagen magnificada, desarrolla la operación con gran detalle a través de instrumentos en miniatura. La zona debilitada se repara colocando una malla que refuerza la pared abdominal sin generar tensión. Es así como el equipo quirúrgico puede completar la cirugía con tres incisiones de 3 a 5 mm.

El día de la cirugía mini invasiva:

Habitualmente se ingresa a la clínica el día de la cirugía. Completados los trámites administrativos, una enfermera le colocará un suero para la medicación necesaria durante la operación.

Completada la misma, el paciente queda en el cuarto de la recuperación en observación hasta que esté completamente despierto y pueda caminar normalmente.

Finalmente, en común acuerdo con el cirujano, se decide el alta el mismo día de la cirugía.

 

 

Después de la cirugía

Normalmente el paciente puede retornar a su hogar el día de la cirugía o al día siguiente. Se puede realizar actividad normal evitando esfuerzos importantes. Se recomienda evitar manejar durante los primeros días y la actividad física se reinicia 15 a 20 días después de la cirugía. Es necesario concurrir al especialista pasados 7 y 15 días para supervisar la buena evolución de la cirugía.

Artículos Relacionados

¿Qué hay que hacer cuando se sospecha una hernia?

Todos los movimientos que realizamos a diario (pararse, sentarse, caminar, etc.) involucran un aumento de presión sobre la pared abdominal. Dado que la hernia no desaparece por sí sola, a medida que pasa el tiempo la misma aumenta de tamaño haciendo la reparación más dificultosa. Las demoras en la resolución de una hernia pueden llevar a situaciones de urgencia tales como un atascamiento del intestino (cuando el mismo sale y no puede volver a la cavidad abdominal), o peor aún una estrangulación (cuando se afecta la irrigación del intestino y aparece gangrena).

No existe ningún tratamiento médico efectivo para este problema. El uso cualquier elemento que evite la salida de una hernia como el braguero, no resuelve el problema y entorpece la anatomía de la región al momento de la operación.

En definitiva, lo aconsejable es consultar al médico especialista para confirmar el diagnóstico y programar una reparación de la misma.

Próximamente mas info.

Próximamente mas info.