• Villa Belgrano
  • secretaria.gallia@gmail.com
  • 0810-444-2554 (Línea directa: Lunes a Viernes 7:00 a 20:00 Hs.)

Cirugía de la obesidad

Dr. Norman D. Jalil

Norman Jalil

Dr. Norman D. Jalil

Cirugía general, endócrina y de la obesidad.

La cirugía bariátrica es una especialidad que ayuda a los pacientes a neutralizar la obesidad, recuperando así la calidad de vida y salud. Los avances en los tipos de cirugías permiten que los pacientes puedan bajar de peso paulatinamente, comiendo menos y sin apetito. El desarrollo de las técnicas mini invasivas hacen que la cirugía pueda ser realizada a través de pequeñas incisiones con menor dolor y un gran confort en el postoperatorio.

En general las cirugías se basan en achicar el estómago para disminuir la cantidad de lo que se puede ingerir, o bien en saltear parte del tracto digestivo para que el organismo absorba menor cantidad de calorías que lo habitual.

Los procedimientos:

Bypass Gastrico

Manga Gastrica

Cruce Duodenal

Después de la cirugía

Las ventajas de las técnicas mini invasivas se relacionan con el escaso dolor postoperatorio. Las molestias que se puedan producir a posteriori se manejan con medicamentos analgésicos.

Luego de la cirugía, el médico le indicará que se levante y que camine. Esto comienza en la habitación el día posterior a la cirugía, y se incrementa en los días siguientes. Paralelamente, se comienza de manera paulatina con la ingesta de alimentos líquidos y semi sólidos, de modo de que antes de salir del hospital el paciente pueda estar en condiciones de satisfacer sus necesidades personales. Es aconsejable evitar esfuerzos exagerados en el periodo inicial y se recomienda no conducir hasta pasados 7 días de la operación.

La actividad física puede retomarse de manera liviana a los 20 días dependiendo de la naturaleza de la actividad, y del tipo de cirugía realizada. Retornando a la rutina normal

Los cambios realizados en el tracto intestinal requieren de cambios permanentes en los hábitos alimenticios para que el resultado de la intervención sea un éxito en materia de pérdida de peso. Lo que es primordial es seguir los lineamientos del médico, que usualmente son éstos:

– Cuando se comienza a ingerir comida sólida, masticar el alimento mucho y comer lentamente. Es importante esperar unos minutos luego de tragar antes de colocar el siguiente bocado de alimento en la boca.

– No se debe ingerir líquidos mientras se esté comiendo. Ellos hacen que la persona se sienta satisfecha antes de haber comido lo suficiente.

– No comer postres, frutas o cualquier tipo de alimentos con azúcar si ellos tienen más de 3 a 5 gramos por poción.

– Evitar las gaseosas y sodas, suplementos con muchas calorías, alimentos con alto contenido de grasas, y comidas que no tengan valor nutricional.

– Evitar el alcohol.

– Reducir la ingestión de alimentos entre las comidas principales. Habitualmente, los pacientes regresan a niveles normales de actividad dentro de las 4 semanas de realizada la cirugía.

Se recomienda a las mujeres en edad de procreación que utilicen formas efectivas de control de embarazo, en el primer año posterior a una cirugía bariátrica.

Cirugía Plástica Reconstructiva

Luego de haber perdido una cierta cantidad de kilos, el paciente enfrenta un nuevo desafío, el exceso de piel. Esto se puede notar en la cara, brazos superiores, cuello y abdomen. La piel colgante bajo los brazos, pecho, abdomen y piernas puede ocasionar lesiones y hasta infecciones bacterianas. Por ello, la cirugía reconstructiva puede ayudar a evitar estos problemas, y también a adquirir una imagen más armoniosa, resultando en amplias ventajas. La cirugía reconstructiva para mejorar la imagen debe realizarse cuando el peso se haya estabilizado, lo cual ocurre más o menos al año de la cirugía bariátrica.

Nota: Esta información sirve de apoyo y no reemplaza la opinión de su médico.

La cirugía de manga gástrica ha tomado auge recientemente y se asocia a excelentes resultados en el descenso de peso. Se trata de un procedimiento restrictivo ya que solo achica el volumen del estómago en un 80% aproximadamente, y tiene la ventaja de que no altera demasiado el aparato digestivo. Para lograr esto, se secciona el estómago en sentido vertical por medio de una sutura, transformando la bolsa gástrica en una “manga” (de allí su nombre). Es necesario extraer el resto del estómago excluido que ya no tiene contacto con la comida. Como no interrumpe el paso del alimento, no es necesario reconectar el intestino para mantener el proceso digestivo en esta técnica. El paciente queda con una capacidad como para ingerir solo un plato de postre, luego de lo cual queda satisfecho sin deseos de seguir comiendo.
Dado que en el estómago se producen unas hormonas relacionadas con el apetito, el hecho de extraer una parte importante del mismo hace que los pacientes no tengan apetito, a pesar de comer mucho menos que antes.

En general las cirugías se basan en achicar el estómago para disminuir la cantidad de lo que se puede ingerir, o bien en saltear parte del tracto digestivo para que el organismo absorba menor cantidad de calorías que lo habitual. El bypass gástrico combina los dos mecanismos descriptos para bajar de peso, aunque su efecto principal se basa en achicar el volumen del estómago.
En un estómago normal, la comida es sometida a la acción de los jugos gástricos y a posteriori continua su camino hacia el intestino, en donde se encuentra con la bilis y los jugos digestivos. En esta técnica, parte de este proceso es salteado generando una nueva circulación del alimento. Por medio de una sutura, el estómago es dividido en dos partes, quedando un pequeño reservorio gástrico en la parte superior que recibe los alimentos ingeridos y contiene sólo un 10% de la capacidad del estómago.
El intestino delgado es seccionado a los 60-100 cm desde la salida del estómago y es conectado con el pequeño reservorio superior, logrando que el alimento pase directamente al intestino sin haber sido sometido a los jugos gástricos (de allí su denominación “by pass”). La otra porción de intestino seccionada, es conectada nuevamente a la parte intacta del intestino aproximadamente un metro más adelante. De este modo, los jugos gástricos del estómago inferior, y los jugos biliares de la primera porción del intestino, se encuentran con la comida para continuar con el proceso normal de digestión. Precisamente, esta técnica se basa en la disminución de la capacidad del estómago con un pequeño efecto mal absortivo sobre grasas e hidratos de carbono.

La cirugía bariátrica es el único método efectivo que permite revertir la obesidad en más del 80% de los pacientes. Las observaciones clínicas demostraron que también son efectivas en la resolución de la diabetes tipo 2. Si bien todo descenso de peso ayuda a normalizar la diabetes tipo 2, el hallazgo más importante es que algunas cirugías permiten normalizar los niveles de glucemia antes de que se logre un descenso importante de peso (a veces en las semanas siguientes a la cirugía) permitiendo que los pacientes suspendan la medicación que ingerían para controlar la enfermedad. En otras palabras, existen cirugías que permiten revertir la diabetes tipo 2 independientemente del descenso de peso.
Estos hechos condujeron al desarrollo de lo que hoy llamamos cirugía metabólica, ya que los efectos de la cirugía sobrepasan el objetivo de disminuir el peso de los pacientes. La experiencia alcanzada con este tipo de intervenciones permite afirmar que la cura de la diabetes ligada al sobrepeso es prácticamente absoluta en pacientes operados. Al igual que en cualquier cirugía, es necesario que el paciente entienda que tiene una enfermedad crónica y que debe incorporar hábitos sanos para toda la vida.
La cirugía metabólica tiene dos rasgos principales. El primero de ellos es que, precisamente, permite solucionar la diabetes. El segundo es que permite resolver el problema del metabolismo de las grasas (colesterol y triglicéridos). Según el tipo de cirugía que se escoja, algunas son más efectivas en revertir la diabetes y otras en revertir ambos problemas; de allí surge que un cirujano responsable debe ofrecer la cirugía más adecuada para cada paciente. En función de ello, hay cirugías que son más efectivas que otras para revertir estas enfermedades.

PROXIMAMENTE